Vacaciones Forzadas – Lecciones de las Dos Semanas Perdidas en el Tiempo

Saludos, mi gente. ¡Esto es lo que está pasando!

Aquí están a punto de terminar las “vacaciones” que más de 95 mil servidores públicos en Puerto Rico—entre los cuales está quien les escribe… no tengo por qué ocultar ese hecho—nos vimos forzados a tomar desde el día 1 de mayo de 2006 (irónicamente, en la efeméride no reconocida oficialmente del “Día Internacional de los Trabajadores”). Para mí, estas “vacaciones” han sido en la práctica lo que los estadounidenses llamarían un emotional rollercoaster. Muchas han sido las emociones vividas durante estos 16 días (si incluimos el fin de semana previo al inicio del cierre agencial), como decepción, desengaño, ira, frustración, miedo… hasta deseos de “tirar la toalla” y “dejarles el canto” a quienes muy hipócritamente dicen estar trabajando “por el pueblo”. Y la verdad es que muchos de nosotros aún sufrimos de ese desengaño, al ver la verdadera cara de aquéllos(as) a quienes se da una confianza que no se merecen. Y lo peor de todo es que a mi modo de ver, no hay certeza de que una crisis como ésta no se repita en el futuro, a pesar de las medidas que se aprobaron este fin de semana en la Asamblea Legislativa para la firma del Gobernador. (Y yo que lo decía medio en broma y medio en serio antes de que ocurriera el cierre agencial…)

(Por cierto, todavía pienso seguir enviando resumés a firmas de consultoría en los Estados Unidos, especialmente en Florida, “por si las moscas”…)

En todo caso, personalmente creo que hay varias lecciones que podemos extraer de lo sucedido en los pasados 16 días, tanto en lo individual como en lo colectivo, y a eso quiero dedicar el resto de esta sección de mi entrada de hoy. Según las mismas salieron de mi cabeza (a eso de las 07:00:00 UTC -04:00:00 del domingo 14) y sin un orden estricto, estas lecciones son:

1. Hay decisiones que deben tomarse con mucho cuidado, pues las mismas pueden tener efectos devastadores. Tomar una decisión como la de cerrar un taller de trabajo, ya sea una fábrica (como sucedió precisamente anteayer, 12 de mayo de 2006, con la fábrica en la que se hacen las mentas “Tic Tac” en Caguas), una tienda o hasta las mismas agencias de la rama ejecutiva de gobierno, puede causar efectos adversos en la salud física, mental, económica y demás de las personas a quienes se les quita su oportunidad de ganarse el sustento diario.

2. Cada una de las partes involucradas en un conflicto debe asumir su responsabilidad y aportar a la solución del mismo. Algo que se vio muy claramente durante esta crisis fue la actitud de cada una de las partes, de evadir la cuota de responsabilidad que le tocaba, y dirigiendo la culpa del conflicto hacia la parte contraria. Ciertamente, eso dice muchísimo de quienes se supone que tengan madurez y carácter para enfrentar las situaciones apremiantes. (¡Ya yo quiero ver lo que harán estos seudolíderes si, Dios no lo quiera, nos azota un huracán peor que Katrina… y eso, que la temporada de huracanes del 2006 está a la vuelta de la esquina!)

3. La solución a los graves problemas que vive Puerto Rico debe trascender la estrecha óptica político-partidista que permea actualmente. Aquí no se trata de una falaz superioridad ideológica (más o menos al estilo de la Guerra Fría entre los Estados Unidos de América y la desaparecida Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), de demostrarle al mundo (o al menos, a los fanáticos recalcitrantes) “quién es el más macho aquí”, o quién es el que va a “salvar” a Puerto Rico de caer en la ruina económica. ¿Será acaso mucho pedir?

4. Se necesita un mayor involucramiento (a mí esta palabra me parece mejor que el horrible calco de “envolvimiento”) de sectores de nuestra sociedad que no tengan “los deditos amarrados” con la política partidista en la solución de conflictos como el que nos ha traído hasta aquí. En otras palabras, se necesita de lo que Einstein llamó las “mentes brillantes”, como las de los 4 miembros de la comisión de CIUDADANOS RESPETABLES (uno de ellos, un ex-juez del Tribunal Supremo de Puerto Rico) que en apenas un par de días, logró solucionar un tranque que las “mentes mediocres” no tenían la voluntad ni el deseo de resolver. Ciertamente, Puerto Rico tiene que estar agradecido de que en Puerto Rico aún existen estas mentes brillantes, y sobre todo, que las mismas SE DIERON A RESPETAR. PUNTO. NADA MÁS QUE AÑADIR.

5. Todos(as) debemos reconocer que las crisis como ésta sacan a relucir lo mejor de nosotros… ¡y desgraciadamente, también lo peor de nosotros! Desde el insulto gratuito contra el adversario, la burla, el gesto altanero, la posición de que “no vamos a permitir que se solucione este asunto porque a nosotros… ejem… ¡A MÍ!… no nos da la gana” (aunque no se diga exactamente con estas palabras)… y hasta la manía de estar tirando palos a ciegas (como hicieron los miembros de uno de los gremios que cobija a los maestros de escuela pública, al irse a piquetear frente a un crucero lleno de turistas que querían ver el Viejo San Juan… dizque para meter en el debate a “los grandes intereses”)…

6. Es triste decirlo, pero para la solución de los problemas que tenemos, tanto individual como colectivamente, no podemos (ni debemos) confiar en los políticos de turno. Definitivamente, éstos nos han demostrado que no tienen la capacidad, la entereza de carácter, ni la madurez necesaria para resolver nuestros problemas, sobre todo mientras no trasciendan la estrecha óptica político partidista, como dije arriba.

7. Mucho se ha dicho sobre la presunta “seguridad de empleo” de la que alegadamente disfrutan los servidores públicos en Puerto Rico. Sin embargo, esta crisis ha puesto esa supuesta seguridad en entredicho, al dejarla a merced de la voluntad (o falta de la misma) de los políticos de turno y de cómo ellos manejen estas crisis, bien o mal.

(Por cierto, a mi gente en la empresa privada, por favor, no nos tengan envidia, ¿OK?)

8. Sobre todo, y esto es lo que yo creo es la lección más importante para cada uno de nosotros, debemos recordar que los seres humanos tenemos, en mayor o menor grado, algo que se llama “voluntad para sobrevivir” (si recuerdan la cita en el mensaje de la semana pasada, tomada del Manual de Supervivencia del Ejército de Estados Unidos). En nuestro caso, la nuestra fue puesta a prueba de una manera que nunca se había esperado. Pero lo más importante es que hemos demostrado que NADIE… ABSOLUTAMENTE NADIE… puede ni podrá quebrantar nuestra voluntad para sobrevivir.

Y QUIEN NO LO CREA… ¡QUE HAGA LA PRUEBA!

OK, ya está bueno de tanta queja. Ahora viene lo que ustedes siempre están esperando…

(Digo, ¿ustedes están esperando esto, o no? No me hagan quedar mal, porfa…)

ESTA SEMANA (15—21 DE MAYO DE 2006): ALGO QUE SE ME QUEDÓ DEL MES DE ABRIL: Lo que te dice tu médico vs lo que eso realmente significa. Y CONTINUAMOS EN MAYO CON: Una anciana se ve en problemas en el supermercado cuando quiere comprar comida para sus mascotas… Más una viejita que está muy cansada, otra viejita que va de visita a la cárcel, y un viejito que se compra “lo último en la avenida” en aparatos para la sordera… Tres toros se ponen “endiabla’os” con la noticia de que pronto se les sumará un toro nuevo (¡y esperen a enterarse de cómo es ese toro nuevo!)… Un niño es objeto de burla constante por el valor de las monedas de 5¢ y 10¢… Un sacerdote católico, un ministro evangélico y un rabino judío enfrentan el reto de llevar el evangelio a los osos… Y… Estimado hombre soltero o divorciado: si no estás seguro de qué buscas en tu pareja… ¡sométela a un cuestionario!

Así que ya lo sabe, visite Humor, según Luis Daniel Beltrán.

Bueno, ahora sí los dejo, que ya mañana vuelvo a la lucha diaria. Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

LDB

Anuncios

Aqui Un Año Más Viejo – Version 2005

Hola, mi gente. ¡Esto es lo que está pasando!

Pues sí, tengo la dicha de decir que he llegado a un cumpleaños más, con prácticamente todas mis cosas en el mismo status del año pasado, es decir, sin algunas de las cosas que podrían hacer mi vida más fácil, pero con mi salud más o menos intacta. No es que yo esté en alguna mala situación de salud, gracias a Dios eso no ha sucedido todavía (aunque sí me vi en apuros durante mis vacaciones en Tampa en agosto pasado, al padecer de un dolor en la espalda que por poco me hace la vida imposible). Pero no creo que yo deba seguirme desesperando, porque sé que tarde o temprano, mi vida tomará un mejor rumbo. De eso tengo mucha fe…

Pero bueno, vamos a lo que me trae aquí (y eso, que la bolsa navideña está bastante llena)…

¿QUÉ HAY DE NUEVO ESTA SEMANA? Un valiente enfrenta el reto de un millonario… Conozca la rutina del que “se faja de campana a campana” trabajando en la oficina… Amiga, ¿está usted por hacerse una mamografía? Le tenemos consejos útiles para prepararse… Y… Un hombre le pide a su esposa un favor muy especial.

ADICIONES:

1) AGOSTO DE 2005: Un predicador le declara la guerra a la bebida… ¿y cómo piensan responder sus fieles?

2) JUNIO DE 2005: Por qué no se puede complacer a todo el mundo siempre.

3) ENERO DE 2005: Qué sucede cuando dos amigas se van de parranda.

4) DICIEMBRE DE 2004: Un galán de la “edad dorada”, en plan de conquista… WOW!

5) OCTUBRE DE 2004: a) Cuál es la mejor broma pesada; b) Una escuela primaria trata de manejar como mejor puede un problema delicado.

Y…

6) SEPTIEMBRE DE 2004: Un jugador de football colegial… que tal vez saldría mejor si no abriera la boca para hablar.

Así que… aquí es que es.

Bueno, con eso los dejo por lo pronto. Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

LDB

A Mi Me Gusta la Gasolina – Pero Barata

Hola, mi gente.

No mucho que contar esta semana, salvo que la misma estuvo dominada por las noticias que han surgido tras la muerte de un niño de corta edad, al que sus padres dejaron como si fuera una bolsa de basura frente a las puertas del Instituto de Ciencias Forenses en San Juan. Digo, una cosa así suena muy, pero que muy atroz… pero más atroz aún es el cuadro de la familia de ese niño, si a ESO se le puede llamar “familia”: un hombre que se cree ser Dios, que convive con tres mujeres (con las que convive también otro hombre), más 11 niños cuyo padre no se sabe quién es, que no están inscritos en el Registro Demográfico (o sea, no tienen certificado de nacimiento… o sea… ¡que ellos no existen!), que no tienen las vacunas requeridas, que no van a la escuela porque los están “educando” en la casa (el llamado homeschooling)… Y muchísimo peor aún… ¡el gobierno no hizo nada que ayudara aprevenir esta tragedia! Ni los departamentos de Salud, de Educación y de la Familia… ¡NINGUNO!

Por supuesto, todos esos departamentos se han estado “cooleando”, haciendo lo que en su momento hizo Poncio Pilatos.

Ahora, ¿qué hacer para que algo como esto no siga sucediendo? (¡SÍ! Porque existen muchos casos similares a éste, particularmente en municipios con extensas áreas rurales, algunas de ellas, bastante aisladas.)

Mientras seguimos ponderando esto, por lo menos hay algo bueno. ¿Recuerdan que les hablé de una gasolinera situada en la ruta que yo tomo de ida y vuelta a mi trabajo en San Juan, que había subido los precios de la gasolina a US$0.857 por litro (US$3.244 por galón estadounidense)? Pues bien, ahora resulta que están empezando a bajar leeeeeeeeeevemente los precios de la gasolina, a niveles como los que casi me dan un ataque al corazón hace un mes cuando regresé de mi viaje a Tampa. La última vez que me asomé por allí el viernes, la gasolina regular estaba a US$0.627 por litro (US$2.373 por galón estadounidense). Digo, por lo menos, es una señal de que debe poderse aliviar la crisis, ¿no? Todo lo que falta es que los árabes de la OPEP empiecen a aumentar su producción y que con ello disminuyan los precios a un nivel tolerable, que permita tener más dinero en el bolsillo para enfrentar los demás aumentos en el costo de la vida. ¿Será eso mucho pedir?

¿Será mucho pedir que la gasolina en Puerto Rico baje a US$0.317 por litro (US$1.199 por galón estadounidense), como estaba no hace mucho?

Mientras ponderamos la respuesta a esa otra interrogante…

¿QUÉ HAY DE NUEVO ESTA SEMANA? Un as de la Segunda Guerra Mundial logra impresionantes hazañas en su primer día como piloto de combate… Y… Una señora de la Tercera Edad disfruta de todas las atenciones en un crucero… ¡pero esperen a ver por qué!

OK, como que la cosecha de esta semana estuvo floja…

CORRECCIÓN EN LA PÁGINA DE AGOSTO DE 2004: Una reseña de la película Open Water… ¡por un par de buzos! (Añadimos el identificador del mensaje original.)

AÑADIDO A LA PÁGINA DE MAYO DE 2002: ¿Se acuerdan de Who Wants To Be A Millionaire? Pues la fiebre de ese concurso televisivo se hace sentir… ¡hasta en el matrimonio!

Aquí es donde está todo esto.

Bueno, por hoy los dejo con esto. Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

LDB

Que Hubiera Sucedido Si…

Hola, mi gente.

Para cuando escribo esto, se habrá cumplido el cuarto aniversario del día que cambió la faz del mundo para siempre, de una manera que yo no me hubiera imaginado que ocurriría durante mi vida. Ya a la hora en que escribo, la magnitud de la tragedia que se cernía sobre New York, NY, y Washington, DC, estaba empezando a palparse. Por supuesto, para hacer mayor la magnitud de la tragedia, ese mismo día un avión de pasajeros cayo en la campiña de Shanksville, PA. ¿Y qué tenían en común estas tragedias? La intención criminal de un grupo de terroristas de hacer una reparación de supuestos agravios contra su gente, su religión y su cultura, mediante el estrellamiento de aviones de pasajeros contra “los símbolos del poder” estadounidense (el World Trade Center, el Pentágono y—según se especula—la Casa Blanca). Y lo peor de todo es que dichos terroristas se valieron de gente inocente, que no tenía NADA que ver con sus causas (fuesen justas o no), para llevar su “mensaje”.

Mucho peor aún fue la forma en la que se aplicó la respuesta. Respuesta que por las razones que fuesen, buscaba atender el problema correcto, pero por medios cuya efectividad aún está por verse. (Yo creo que Groucho Marx tenía absoluta razón cuando señaló que la política es el arte de buscarle soluciones equivocadas a los problemas, mayormente diagnosticados de la manera incorrecta.) Ahora hay que ver cuál será la salida a toda esta crisis, y si habrá que vivir mirando por encima del hombro por años y años sin fin…

En todo caso, una cosa que vengo diciendo desde que ocurrió ese evento nefasto es que pude haber estado cerca de ser partícipe indirecto de lo ocurrido. De hecho, después de mi viaje del año 2000 a Costa Rica, lo que tenía en agenda era visitar a mis primos que viven cerca de la capital de Connecticut. Sin embargo, por razones que Dios tendría en su infinita sabiduría, ese año no me animé a viajar fuera de Puerto Rico. El caso es que ese 11 de septiembre de 2001, yo estaba en mi casa disfrutando de mis vacaciones regulares. El día entonces se veía nublado, listo para un buen aguacero. De momento, recibo una llamada de mi hermana, para indicarme que encendiera la radio, que se estaba informando en ese momento de un posible ataque terrorista contra New York. Al principio, yo no lo podía creer, pero según pasaban las horas, los detalles de la tragedia empezaron a tocar fondo en mi ser. ¿Qué diantre pasó aquí? ¿Cómo puede ser posible que algo así esté ocurriendo? De más está decir que mi ánimo, como el de muchos, decayó conforme se hacía sentir a magnitud de la tragedia.

¿A dónde irá el mundo desde aquí? Esa es una pregunta que todavía nos hacemos cuatro años después. Puede ser que uno (o una) trate de hacer lo que dice el refrán, A mal tiempo, buena cara. Puede uno intentar vivir una vida con una semblanza de normalidad (por ejemplo, desde los sucesos que conmemoramos hoy, he hecho tres viajes fuera de Puerto Rico, a Hawai’i, Guayaquil y Tampa)… ¡pero las huellas de los trágicos y criminales eventos del 11 de septiembre de 2001 han hecho que nada sea lo mismo!

¡Que Dios tenga a su lado a los inocentes que perecieron el 11 de septiembre de 2001!

Nos vemos más tarde. Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

LDB

Episodio 100: De Regreso a la Calle

Saludos, mi gente.

Aquí estoy, muy contento de colocar el mensaje número 100 desde que inicié este blog en Blogger.com, algo que con toda honestidad, yo no pensé que sucedería… pero aquí estoy, gracias a Dios.

Al mismo tiempo, estoy tratando de no pensar en que mañana me reintegro a mis labores regulares, después de tres semanas y media de vacaciones que mucha falta me hacían. Pero no hay más remedio, excepto seguir cumpliendo con mi deber. Al menos no tengo de qué quejarme, porque pude hacer el viaje que quise hacer a la ciudad de Tampa, Florida… ¡antes que el huracán Katrina se asomara en el horizonte! Pero qué digo yo, en Florida están bastante “cura’os de ese espanto”, ¿no?

Enigüei, la semana que termina nos dejó las palabras de un conocido tele-evangelista estadounidense… ¿he mencionado nombre yooooooooooooo?… que “sin querer decir lo que la gente cree que él dijo” abogó por que el gobierno estadounidense asesine al presidente de Venezuela. La verdad es que a mí me choca grandemente que una persona que se dice ser “cristiano”, que dice ser “una nueva criatura en Jesucristo”, abogue abiertamente por privar a un mandatario de otro país del mismo derecho a la vida que todos los seres humanos tenemos (le guste o no), porque sus acciones (incluido su amiguismo con el mandatario de Cuba) sean una amenaza al american way of life. (Y que conste, el mandatario venezolano en cuestión tampoco es santo de mi devoción, pero eso no me da derecho a abogar por que él sea “neutralizado”, como lo pretende el predicador en cuestión. Digo, hay maneras de atender esas situaciones… ¡y hay maneras!)

Por supuesto, el concepto del american way of life que esboza ese predicador, no me parece que sea conducente a una plena realización de la sociedad occidental contemporánea, sobre todo con sus postulados de subyugación de la mujer al hombre (cuando la realidad es que hombres y mujeres son socios con iguales derechos y responsabilidades en esto que llamamos “la vida”) y sus maquinaciones sobre las motivaciones de los homosexuales, lesbianas y sus similares en la búsqueda de su reconocimiento social (or so they say). (¿Se imaginan algo así como una de esas antiguas películas episódicas de “Buck Rogers”, en las que el enemigo máximo en lugar del Emperador Ming sea un homosexual “salido del closet“? ¿Cómo será eso de batallar contra una “loca arrebatá'” y sus hordas y testaferros para salvar la santidad de la familia… o cualquier otro motivo para el que “la familia” sirva de escondite?)

(Y seguramente, las nuevas generaciones retratadas en las Mindset Lists del Beloit College—vea el mensaje anterior—se estarán preguntando, “‘Mano, ¿pero y quién c***jo es Buck Rogers?” Total, yo también me preguntaba lo mismo a finales de los 1960s…)

En fin, que cada pueblo tiene los líderes que se merece… ¡pero con alguien así yo no cruzaría el Río Jordán, ni aunque me ofrecieran un millón de dólares para eso! ¿Y él quiso ser alguna vez presidente de los Estados Unidos? ¡UUUUUUUUUYYYYYYYYYY!

Si alguien se cree ser algo cuando no es nada, a sí mismo se engaña.
(Gálatas, capítulo 6, verso 3)

Pero bueno, como dice la cantante Gisselle, “y después del vino… ¡a lo que vinimos!”

(¡NO! YO NO SÉ A QUÉ SE REFERÍA GISSELLE CON ESO, ¿OK? ADEMÁS, HACE ALGÚN TIEMPO QUE YO… ¡NO TOMO VINO! PERO POR SER MI MENSAJE NÚMERO 100, HARÉ UNA EXCEPCIÓN.)

¿QUÉ HAY DE NUEVO ESTA SEMANA? Un hombre se queda con LA DUDA tras un encuentro casual en la fila del supermercado… ¡y hace una sorprendente revelación! (Cualquier parecido con un avance que yo escribí en junio pasado… ¡no es mi problema!)… Una prueba sencilla para determinar cuándo debe recluirse a un paciente mental… Colocan a un anciano árabe americano en una égida judía… Tremendo artificio para vender cepillos dentales… Una mujer llega tarde a su casa y trata de evitar despertar a su esposo… MIENTRAS QUE… Otra mujer consulta con un siquiatra sobre el problema de su hija.

Ya lo saben, aquí es donde está todo esto.

Bueno, y con esto los dejo por hoy, que ya para mañana, el cuerpo lo que me pide es calle, calle, calle… ¡eso es lo mío! Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

¡Por los próximos 100!

LDB