De mujeres y contrastes

The Revolutionary flag of Lares "The firs...
Image via Wikipedia

¡Saludos, amigas y amigos, mi gente!

En una misma semana, mujeres muy diferentes entre sí han tomado para sí la mira pública.  Y entre ellas se destacó una activista política, una figura a la mención de cuyo nombre se podía sentir, lo mismo la más elevada reverencia que el miedo más incapacitante, un digno modelo a seguir para sus simpatizantes, o una terrorista para quienes discrepaban de sus ideales políticos, o de la manera como ella los afirmó en un momento importante de su vida.

En medio del ruido generado por aquéllas que son figuras públicas, de las que buscan cualquier manera de hacer que el público, los demás meros mortales, hablen de ella—bien o mal, pero que hablen—, se produjo el fallecimiento de la líder nacionalista puertorriqueña, Dolores (Lolita) Lebrón Sotomayor, ocurrido el domingo 1 de agosto de 2010, por complicaciones de una condición cardiopulmonar que ella padeció durante varios meses.  Huelga decir aquí cuál es su reclamo de un sitial en la historia puertorriqueña de nuestros días, pero creo que es mejor decirlo una vez más, tantas veces como sea necesario para que nadie se atreva a borrarlo de un plumazo, así porque sí: Doña Lolita fue quien encabezó el ataque armado contra la Cámara de Representantes estadounidense, el 1 de marzo de 1954, en el cual participaron también tres varones puertorriqueños.  ¿Para qué fue el ataque?  Para protestar por lo que ellos consideraron entonces—y a comienzos del Siglo 21, muchos de nosotros (aún aquéllos que no somos independentistas ni afiliados) todavía lo consideramos—como el “engaño” cometido por los Estados Unidos de la América del Norte al concederle a Puerto Rico su actual condición política como Estado Libre Asociado (ELAPR).  Una condición política en la cual se “pactan”, entre otras, condiciones de moneda común y defensa común—aunque habría que ver de qué manera el ejército, la marina, la infantería o la fuerza aérea, tendría que venir a defendernos y de quién, pero ya eso es otro tema—, pero se deja en manos del propio Congreso estadounidense asuntos fundamentales como la interacción de Puerto Rico con otros pueblos del mundo, especialmente aquéllos que tenemos tan cerca (físicamente) y tan lejos de nosotros, en nuestro propio vecindario antillano y caribeño.  Más aún, es una condición política en la que algunas de las leyes estadounidenses, como la que establece la pena de muerte como castigo por delitos graves como el asesinato, entran en conflicto evidente con las leyes de Puerto Rico (y la propia Constitución del ELAPR es directa en prohibir la aplicación de ese castigo).

(Curiosamente, según una nota del Washington Post sobre el fallecimiento de Lolita Lebrón, el ataque se produjo en momentos en los que en la Cámara de Representantes estadounidense se discutía un proyecto sobre inmigración.  ¡Justo el mismo tema que es objeto de controversia hoy en día!  Y por favor, que a nadie se le ocurra idea alguna, ¿OK?)

Afortunadamente, no hubo muertos tras el incidente, a pesar de que cinco congresistas fueron heridos.  De hecho, cuando Doña Lolita y los tres fueron arrestados por las autoridades capitolinas federales, ella hizo una expresión muy interesante: dijo que ella no había ido allí a matar a nadie… pero que estaba dispuesta a perder su libertad, a morir por su patria, por Puerto Rico.  Expresión que mantuvo durante el juicio que se le siguió ulteriormente y del cual salió condenada a 50 años de cárcel—sentencia de la cual llegó a cumplir apenas la mitad, al serle conmutada la misma por el entonces presidente James Earl Carter en 1979.  Expresión y actitud que la llevaron ulteriormente a ser parte de la lucha para que la marina estadounidense levantara sus operaciones en la isla puertorriqueña de Vieques (que había establecido allí desde la década de 1940), como resultado de la cual fue encarcelada por varios días durante el 2001—aunque para entonces, ella consideró que había otras maneras de luchar por la independencia para Puerto Rico, aparte de los métodos violentos empleados en el pasado.

Es una pena que el fallecimiento y sepelio de Lolita Lebrón se produjera casi al mismo tiempo en el que salió a la luz el momento difícil por el que atraviesa la modelo y empresaria puertorriqueña, María del Pilar (“Maripili”) Rivera (a quien ya conocieron en esta entrada, además de que sin mencionarla por nombre, la propuse indirectamente para la nueva tradición de los caganers de Puerto Rico), con su esposo, el ex-jugador del Major League Baseball, Roberto Alomar.  (No que Maripili no hubiera pasado ya por momentos difíciles—su último novio conocido antes de su boda con Alomar se suicidó debido a que enfrentaba problemas económicos—, pero vamos a dejar ese punto ahí.)  Sobre todo, ante lo que se ha tendido a criticar como la desmedida atención e importancia que se le ha dado a la crisis matrimonial de Maripili, en comparación con la poca—o si se quiere, superficial—atención e importancia dadas al deceso de quien desde hace más de medio siglo es parte de nuestra historia contemporánea—gústele a quien le guste.

¿Será que en algún punto del camino hemos cambiado nuestras prioridades como sociedad?  ¿Será que le damos más valor a las “hazañas” de las estrellas de la farándula—incluidas de un tiempo a esta parte, aquéllas estrellas que son de más relevancia para otros pueblos hispanos que la que tienen para los puertorriqueños (y esto lo escribo con el mayor respeto hacia mis lectores en México y otros países hispanohablantes)—, en lugar de las figuras que forjan la vida de nuestro pueblo con sus acciones, aunque éstas no sean del agrado de algunas personas?  Tal vez será que hemos llegado al punto de favorecer (y creo que hasta a premiar) la superficialidad y la mutación de principios (algo así como en esta cita de Marx… no de Karl, sino Groucho),* por encima de la honestidad, el compromiso y la verticalidad.

Y aun si yo no comulgara personalmente con los ideales que llevaron a Doña Lolita a hacer lo que hizo en el Congreso ese 1 de marzo de 1954—bastante tiempo antes de mi nacimiento—, tengo que reconocer que esa señora siempre fue honesta, vertical y comprometida con sus ideales.  Fue una persona de esas que ya no se ven mucho por ahí, que asumen una gran responsabilidad, que siempre están dispuestas a sacrificar su bienestar, hasta su propia vida, por hacer lo que consideró justo, sin importarle las consecuencias que ello le acarrearía.  Y lo que ella consideró justo fue buscar que Puerto Rico se independizara de los Estados Unidos de la América del Norte, que Puerto Rico dejara de ser un país sometido al yugo de un país más poderoso (experiencia que vivió durante cuatro siglos bajo el dominio español), sin posibilidades de forjar su propio destino, y se sentara en la misma mesa con otras naciones del mundo, en igualdad de condiciones.

Pero yo creo que ése es el gran problema: A nosotros no nos importa más el brillo farandulero que la integridad.  Y mientras sea así, seguiremos más interesados en el chisme que en el diálogo sincero y honesto, seguiremos más pendientes de las desventuras sentimentales de otros, que de afrontar las realidades que la vida nos pone de frente.  Para mí que eso no se vale… pero tenemos que arar con esos bueyes.

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  Hasta luego.


* Por cierto, la cita a la que me refería es la siguiente:

“Those are my principles, and if you don’t like them… well, I have others.”
(“Ésos son mis principios, y si a usted no le gustan… pues, tengo otros.”)

Julius Henry “Groucho” Marx (1890–1977)


LDB

El Sol, la Luna y las Estrellas

¡Saludos, mi gente, dondequiera que estén!

Mientras les escribo, estoy tratando de asimilar lo que la Senadora Hillary Rodham Clinton (Demócrata por el estado de New York) plasma en un artículo de fondo (o en buen español, un op-ed) enviado al periódico El Nuevo Dí­a para su publicación en este dí­a (7 de mayo de 2008).  Aunque los que residimos en Puerto Rico no estamos facultados para votar en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos—y aún si fuese así­, quien elige al presidente estadounidense es el llamado “colegio electoral”… algo que algunos en Puerto Rico todaví­a no asimilan, o no está¡n dispuestos a asimilar para no salirse de su libreto—, parece que los pre-candidatos presidenciales este año se han tomado un interés particular en la cantidad de delegados que nuestra isla les podrá aportar.  (Bueno, casi todos: hasta ahora yo sólo he oí­do de la señora Clinton y del Senador Barack Obama, Demócrata por el estado de Illinois, aunque este último casi le pasó por el lado al tema; a menos que me equivoque, el Senador John McCain, Republicano por Arizona y aparente candidato presidencial por ese partido, no ha dicho ni “esta boca es mí­a”…)  No es de extrañar que ellos nos vengan con promesas de que la vida de los puertorriqueños habrá de mejorar así­ porque sí­, de la noche a la mañana, si los puertorriqueños que residimos aquí—porque los que emigraron y ahora están viviendo allá una vida más o menos decente… ya eso es otra cosa—los ayudamos a llegar a la tan anhelada meta.

Siendo el artí­culo escrito por la senadora Clinton (digo, ella lo escribió, ¿no?), la referencia más cercana que tengo sobre este tema, voy a tratar de seguir el modelo que ella esboza.  (Eso no quiere decir que los casos de Obama y McCain no sean parecidos.)  Por ejemplo, ella comienza diciendo que los puertorriqueños merecen un presidente que le dé a los asuntos de nuestra isla tanta atención como a los asuntos de los estados.  Me imagino que eso significa que si Puerto Rico es bueno para estar recibiendo asistencias federales—algunas de las cuales han tenido el lamentable efecto de fomentar una actitud de dependencia y una falta de motivación para el progreso personal y colectivo en algunos sectores de nuestra sociedad—, entonces los 50 estados estadounidenses tambien son buenos para ello.

Después de resaltar la aportación de los puertorriqueños, tanto en tiempos de paz como de guerra (¡cuándo no!), y lo que a su juicio han sido sus logros en lo que a nuestra isla se refiere, la ex-primera dama estadounidense pasa a prometer que su prioridad será trabajar con todas las facciones políticas de Puerto Rico (estadolibristas, estadoí­stas e independentistas) y con el Congreso para resolver el largo problema del status de la isla en su relación polí­tica con los Estados Unidos, y que espera resolver ese problema durante el primer año de su mandato.  (¡!)  Digo, yo no creo que deba haber nada malo en que ella haga ese ofrecimento… ¡si las cosas fueran tan fáciles de resolver!  El problema es que lo de la relación política entre Puerto Rico y los Estados Unidos se trata de un asunto muy complicado, en el cual operan distintos factores y actores, y no todos esos factores y actores están en armoní­a y (como lo dice una compañera de mi oficina) “tocando la misma melodí­a”.  Tanto las facciones a las que me refiero como los propios miembros del Congreso estadounidense, como también ella misma (o McCain u Obama, según sea el caso), tienen sus propias agendas e intereses particulares.  En téminos de agendas, siempre habrá quien saque de debajo de la manga la excusa de que se presentó de momento un asunto de mayor importancia que el asunto puertorriqueño, y que éste tendrá que esperar para atenderse en un futuro… ¡que puede que llegue, que puede que no llegue!

Otras promesas desplegadas por la senadora Clinton en su artí­culo incluyen lograr una mayor equidad en los programas de asistencia económica para la salud pública, un seguro de salud verdaderamente universal para todos los puertoriqueños (algo que me imagino que a los ejecutivos de los planes médicos caros como Triple S y Cruz Azul, los tendrá un poco molestos), nuevos beneficios impositivos que permitan revitalizar la economía puertorriqueña (que comoquiera, aquí­ sufre de pulmonía cada vez que la economí­a estadounidense tiene un resfrí­o), la restauración de los fondos para los programas para combatir la ola de crímenes que nos azota (esto es, siempre y cuando no se le ocurra a nadie mandar a instalar cámaras de ví­deo de alta definición en áreas de alta incidencia criminal… ¡sólo para que las mismas acaben siendo hurtadas!), y promesas de í­ndole social como mejorar la información que se levanta en los censos decenales sobre Puerto Rico y ceder las tierras de la isla municipio de Vieques que no haya necesidad de reservar para uso federal.  (En el caso de Vieques, tal vez ella debió añadir que hará que culminen las labores de limpieza de municiones y otros desechos de la antigua actividad naval, antes de cumplido el primer año de su mandato… me imagino que para ella, eso es así­ de fácil.)

Tal vez no sea nada malo el que un candidato político estadounidense prometa tratar de mejorar el bienestar de los puertorriqueños, aunque después no haya manera de apoyar a ese candidato en la contienda que realmente cuenta, como es el caso de la elección presidencial estadounidense de 2008.  Por supuesto, siempre queda la duda de si su expresión es sincera y su compromiso tiene posibilidades de hacerse realidad.  En el peor de los casos, lo que sucederá es que la persona que salga electa a la presidencia de los Estados Unidos se olvidará de su compromiso de trabajar “con Puerto Rico siempre en el corazón” (como termina diciendo el artículo de fondo de la senadora Clinton), y se dedicará a hacer aquellas cosas “más importantes” que parecen surgir de la nada, y requieren más atención que preocuparse de los que el actual ocupante de la Casa Blanca llamó simplemente “amigos y vecinos” (¿?)…

Pero bueno, así son las cosas y así es la gente…  Mientras tanto, seguirán prometiendonos bajar el Sol, la luna y las estrellas…

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  ¡Hasta luego!

LDB

Una Decada… Como Pasa el Tiempo

¡Saludos, mi gente, dondequiera que estén!

Es sumamente asombroso cómo pasa el tiempo.  En estos días he notado que se conmemoran varios aniversarios en el mes de abril.

Está el aniversario de la muerte del Dr. Martin Luther King, hijo, un día 4 de abril de 1968.  Sobre eso, creo que todo lo que haya que decir, ya se ha dicho.

Está el aniversario de la infame tragedia de la escuela superior Columbine (Jefferson County, CO), cuando un 20 de abril de 1999, 12 estudiantes de escuela superior perdieron la vida en una matanza sin sentido, a manos de dos de sus compañeros de escuela, un par de jóvenes desquiciados que al final se privaron de la vida por su propia mano.

Está el aniversario del estallido de una bomba que mató a 168 personas—de las cuales 19 eran niños inocentes—en lo que fue en su momento el edificio federal Alfred P. Murrah en Oklahoma City, OK.  (Por lo menos en el caso de este hecho sangriento, el principal responsable pagó con su vida, pero eso no devolverá a la vida a todos esos niños, ni a las demás víctimas.)

Está el aniversario de la (tragedia del Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia, Virginia_Tech), cuando un 16 de abril del año pasado, un estudiante universitario perturbado, pero por lo demás brillante, acabó con la vida de 32 personas, entre estudiantes (incluidos una muchacha que aspiraba a trabajar en las Naciones Unidas y un joven PUERTORRIQUEÑO que aspiraba a su maestría en ingeniería civil), profesores (entre ellos un profesor de matemáticas que, en una nota de ironía, había sobrevivido el Holocausto… ¡sólo para morir de la manera vil en la que murió!) y otros.

Un poco más cerca de nosotros, está el aniversario del hecho que sirivó de detonante para la salida de la U.S. Navy de los terrenos que ésta ocupaba en dos terceras partes de la isla puertorriqueña de Vieques, cuando un proyectil “erró el blanco” (¿?) y mató a un guardia de seguridad puertorriqueño, un 19 de abril de 1999.  (Y tan sólo pensar que la limpieza de las municiones que dicho cuerpo castrense dejó atrás tardará hasta que termine el próximo decenio…)

Y si sigo enumerando las tragedias, los hechos negativos y todas las cosas de esa índole ocurridos en el mes de abril, de seguro no encuentro la manera de detenerme…

En lo personal, por lo que me concierne, tengo algo que conmemorar en el mes de abril.  Fue exactamente hace 10 años, un 19 de abril de 1998, que me lancé a la aventura de crear una presencia en la Internet, un medio que, por decirlo así, aún “estaba en pañales”.  Fue en esa fecha que por primera vez publiqué una página propia en la Internet, llamada “El Sitio ‘Web’ de Luis Daniel Beltrán”; actualmente es LuisDBeltránPR.com.  Para mí, ése fue un día en el que me sentí que había logrado algo grande, que tenía la capacidad de desarrollar una nueva destreza, de utiilizar el medio que ahora estaba en mis manos como una vía de expresión.  Y eso es algo que he estado haciendo desde entonces.  (Eso tal vez les explique por qué en la página principal de mi sitio dice que el mismo “está evolucionando constantemente”.)  Y que espero seguir haciendo por mucho, mucho tiempo, si Dios así lo permite.

Y mientras sea así, seguiré haciendo cosas como ésta:

ESTA SEMANA (21–27 DE ABRIL DE 2008): ¡Ultima hora!  ¡Última hora!  Proponen reemplazar las fuerzas policiales de varias ciudades en los Estados Unidos… ¡con los helicópteros de los noticiarios de televisión!

¿Que dónde encuentra usted esto?  Visite LuisDBeltránPR.com y prima el botón de “Humor… según LDB”.

Y esperando que podamos seguir así por muchos años más… y más aún, ahora que tengo este blog (junto con mi blog en inglés)… ¡vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  ¡Hasta luego!

LDB

De Manipulaciones Religiosas, CAMPEONES (Con Mayusculas) y Momentos Historicos

Hola,

La verdad es que ya yo no sé ni en qué pensar. La semana que acaba de concluir comenzó con la aparición de una reverenda protestante en un anuncio de campaña del ex-gobernador de Puerto Rico y candidato a regresar a esa posición en las elecciones generales de 2004, Dr. Pedro J. Roselló. La aparición de este anuncio ciertamente fue controvertible, dado que al ex-gobernador Roselló se le asocia normalmente con ciertas situaciones irregulares que él habría “dejado pasar” durante los 8 años de su mandato (1993–1996, 1997–2000). (Favor notar las comillas en la oración anterior; la frase entre las comillas podría interpretarse de cualquier manera.) Mucho mayor conmoción causó el que dicha reverenda expresara en entrevista subsiguiente que el propio ex-gobernador había aceptado a nuestro señor Jesucristo como su salvador personal, y que sería bautizado ulteriormente como protestante. Mayor conmoción aún causó el que el propio ex-gobernador negara en parte lo del bautizo, y se denominara a sí mismo como un “Católico protestante”. (¿Alguien entiende exactamente a qué… diantre se refiere eso?)

Obviamente, las reacciones de la alta cúpula Católico Romana en Puerto Rico no se hicieron esperar. El Arzobispo de San Juan apuntó hacia una “crisis de identidad” de parte del ex-gobernador en sus expresiones, mientras que su antecesor, Luis (Cardenal) Aponte-Martínez, tildó al ex-gobernador de “apóstata confeso”, en el sentido de que éste estaba renegando de la fe profesada en el bautismo Católico. Y por supuesto, el ex-gobernador “devolvió el golpe” al restarle reconocimiento al Arzobispo de San Juan por éste estar involucrado en actuaciones políticas (como lo de sacar al US Navy de Vieques, pero ya ése es otro cantar)…

Sinceramente, todo lo anterior me preocupa muchísimo. Ahora parece que ciertos sectores de Puerto Rico han optado por apropiarse de la fe religiosa como un medio para manipular al resto del pueblo y llevarlo hacia una dirección particular. Una de las cosas que más me inquietan es ver cómo gente que ha estado involucrada en muchas de las situaciones irregulares a las que hice referencia al comienzo trata de manipular la religión para dejar la impresión de que son buenas personas, cantándose “víctimas inocentes” de una persecución de estado (aunque los presuntos perseguidores, en realidad tampoco son precisamente discípulos de la Madre Teresa). Es como una forma de hacer una distinción entre los buenos y los malos, entre las víctimas inocentes y sus verdugos.

La pregunta que yo me hago entonces es: ¿Hasta dónde se pretende llegar mediante la manipulación de un área tan delicada para nuestra vida de pueblo como la fe religiosa, por gente cuyas actuaciones no necesariamente son muestras de virtud, de amor y de dominio propio? (Y estoy hablando de uno y otro bando. Ambos son exactamente los mismos “sepulcros blanqueados”, por más que lo nieguen.) Yo estoy seguro que el propio pueblo que dentro de 30 días (contando desde el día en que coloco esto en mi blog) estará emitiendo su voto, es muchísimo más inteligente que sus mismos líderes y no se dejarán manipular ni faltar el respeto.

Por lo pronto, cierro el tema con un recordatorio:

Si alguien se cree ser algo, cuando no es nada, a sí mismo se engaña.

(Gálatas 6:3, Versión “Dios Habla Hoy”, CELAM, 1983.)

Mientras tanto, hoy estoy contento porque…

ESTA SEMANA ESTOY BOTANDO LA CASA POR LA VENTANA CON LA PÁGINA NÚMERO 100* DE LA SECCIÓN DE HUMOR (2004-39): Una chica en notable estado de embriaguez se vanagloria de… ¡ejem!… la fuente de TODOS sus bienes… Grave problema de salud entre los soldados de un regimiento, y el remedio es mucho peor que la enfermedad… Una madre advierte a su hija adolescente sobre la deshonra… Woody Allen se expresa sobre el sexo sin amor… Tras impedírsele la entrada a los Estados Unidos, el artista previamente conocido como Cat Stevens lanza una amenaza… Publican nuevo libro sobre el SEXO… ¡Ah!, y ya que tengo su atención, surgen nuevas razas de perros en los Estados Unidos… ¿Que el nene y su amiguita ya no quieren jugar “al médico”?… Y… Los 10 mandamientos del matrimonio.

(*Se cuenta ésta como la página número 100 del total de páginas que tiene esta sección de mi sitio ‘web’; las primeras 8 páginas son las de los años 1995 a 2002, la primera página del conjunto de 2003 es la número 9, y así por el estilo.)

ADEMÁS, ALGO NUEVO EN LA PÁGINA DE 2001: Ahora resulta que el Invisible Fence no es sólo para mantener a raya a perros y gatos.

(Sitio ‘Web’ de LUIS DANIEL BELTRÁN – Humor: http://luisdbeltranpr.tripod.com/humor/index.htm.)

Bueno, no quiero cerrar sin antes comentar un poco sobre la pelea de Tito Trinidad y Ricardo Mayorga efectuada la noche del sábado (2/OCT/2004). (Aclaro que hace mucho tiempo dejé de seguir el deporte de boxeo, por lo que aquí voy a “tocar de oído”.) Me alegra saber que por medio de los puños, Tito demostró al mundo en su regreso por qué es actualmente el mejor boxeador libra por libra (o kilo por kilo, para el resto del mundo) en su categoría. Sobre todo, Tito demostró al mundo que es un verdadero deportista, y que puede distinguirse fácilmente de su rival (sea quien sea). En otras palabras, un CAMPEÓN (así, con mayúsculas).

OK, hasta aquí llegué yo por hoy. Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

LDB

Haz Lo Que Él Dice… ¡No Lo Que Él Hace! (Parte 2)

Hola,

Todavía a estas alturas se sigue hablando del triunfo del equipo de baloncesto de Puerto Rico ante el equipo de segunda que envió Estados Unidos a Atenas 2004 (véase mi mensaje de la semana pasada). Aunque yo no vi ese partido (y sí vi el que PR le ganó a Angola el pasado jueves 19, bajo circunstancias que prefiero reservarme por el momento), sigo pensando que nuestro equipo jugó un baloncesto de altura, con una gran determinación de ganar. ¿Que a qué se debió el “milagro”? A mi juicio, fue que se toparon con un dream team que no estuvo a la altura de lo que normalmente los EE.UU. envía (de un tiempo a esta parte) a competencias internacionales. (¿Será que las grandes estrellas de la NBA “le sacaron el cuerpo” al torneo olímpico en Atenas, out of security concerns? ¡Total! Lo del 9/11/2001 dio al traste con esa premisa hace raaaaaaaaaaaato… si entienden a lo que me refiero.) ¡Quién sabe!

En todo caso, el mismo jueves se dio otra noticia muy sorprendente para muchos de nosotros, aun para aquéllos que hace mucho estamos tratando de encontrar el camino que lleva hacia “la tierra prometida”… whatever that means! El Secretario General de la Sociedad Bíblica de Puerto Rico, Rvdo. Wilfredo Estrada Adorno, tuvo que hacer una confesión pública que recuerda la que hizo aquel tele-evangelista estadounidense de cuyo nombre no quiero ni acordarme, de que había fallado a Dios, a su familia y al resto del género humano al cometer adulterio con una secretaria de la entidad. “Aparente y alegadamente”, la confesión se produjo tras ventilarse esa situación desagradable, a modo de chisme, en un conocido programa de televisión dedicado al chisme, conducido por una conocida muñeca de trapo… (¿He mencionado nombre yo?)

Ahora bien, chismes aparte, esto apunta hacia una seria brecha de credibilidad en ciertas figuras públicas, especialmente cuando han dejado tras de sí una estela de logros en beneficio de las luchas sociales. (Cabe recordar que el implicado fue uno de los que se mantuvo constante en su defensa del pueblo de Vieques en la lucha de éste por que la U.S. Navy cesara sus prácticas de tiro en esa isla puertorriqueña, entre otros logros que se le pueden acreditar.) Sólo queda pedirle a Dios que lo perdone por las cosas que hizo (¡Sí! Perdonar es de cristianos.) y le ilumine para que enderece su caminar. (De hecho, si vamos a hablar de cosas peores, habría que hablar del Rey David del Antiguo Testamento: tuvo relaciones sexuales con Betsabé, la esposa de Urías, y la embarazó; luego mandó a matar a Urías haciendo que él se quedara solo en el campo de batalla, con el fin de quedarse con Betsabé y hacerla su mujer. David reconoció ulteriormente su pecado… pero aun con eso, Dios lo reprendió por todo el mal que hizo, tomando la vida del hijo que tuvo con Betsabé… [Véase 2 Samuel 11 y 12.] Claro está, yo espero que en el caso del Rvdo. Estrada no acabe sucediendo algo así…)

Tal vez se habrán dado cuenta quienes estén leyendo esto en otros lugares más allá de mis playas, de lo difícil que es lograr alguna seña de honestidad en muchas de nuestras figuras públicas. Que otra cosa puede ocurrir cuando un ex-presidente legislativo va a parar a la cárcel por lavado de dinero y por delitos sexuales, o cuando un actor de telenovelas va a parar a la cárcel por golpear a su pareja… ¡Ya yo no sé ni qué más pensar sobre eso!

Pero bueno, vamos para algo completamente diferente…

ESTA SEMANA (2004-33): Dos obreros de la construcción y la educación nocturna… Un argentino acude al funeral de su amigo gallego… Resultados del evento de patinaje olímpico para varones… Y también veremos cómo se entra a la Villa Olímpica… Consejos prácticos para prepararse para el azote de un huracán… Cansado de que los métodos anticonceptivos no le funcionen como él cree, un individuo quiere someterse a una esterilización… Y… Cuestionan el que Bob Dylan sea el portavoz de los comerciales de Victoria’s Secret™.

(http://espanol.geocities.com/humor/index.htm)

OK, ahora sí los dejo. Cuídense mucho y pórtense bien. (¡Y ESO LO DIGO EN SERIO! ¿OK?) Bye!

LDB