Categorías
curiosidades Estados Unidos eventos atmosféricos fotos globalización internacional Medio ambiente tragedia

Con el agua hasta más arriba del cuello

English: This graphic describes the sea-level ...
English: This graphic describes the sea-level rise. (Photo credit: Wikipedia)

Amigas y amigos, mi gente: Acaba de llamar mi atención un artículo en el Daily Mail de Londres, en el que se reseña una serie de imágenes modificadas por el artista Nickolay Lamm, de Pittsburg, PA.  Dichas imágenes ilustran la manera en la que quedarían varias de las principales atracciones turísticas en la costa este de los Estados Unidos, si se cumplieran las predicciones de los científicos sobre el calentamiento global.  La verdad es que mete miedo pensar que algo así ocurra en un futuro que quizás no veremos, pero las generaciones futuras tal vez lo vean.

‘Waterworld: How America’s cities will look in five centuries if sea level rises predicted by scientists prove correct’, Daily Mail, 10 de abril de 2013.

Y antes que nos quedemos con el agua al cuello… ¡vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.

LDB

Publicado desde WordPress para Android

Categorías
agravio artistas comunicaciones comunidad cultura Estados Unidos eventos fotos gobierno leyes Medio ambiente naturaleza noticias política Puerto Rico sociedad videos violencia

Asegurese De Que No Haya Un Helicoptero Sobrevolando Mientras Lee Esto

Saludos, mi gente. ¡Esto es lo que está pasando!

Bueno, parece que se atenuó un poco la controversia por la genial idea de elegir al cantante de reggaetón Don Omar como portavoz de la campaña en contra de la deserción escolar… aunque ése no sea el final de las controversias que persiguen a esta nueva modalidad musical. A cada rato sale un interprete de este tipo de música en problemas con la justicia, porque anda en su carro—generalmente un carrazo que a mí no se me ocurriría comprar, ni de chiste… ése no es mi estilo—armado o llevando drogas. Digo, siempre que no imiten el modelo que se sigue en los Estados Unidos (como lo demostró en su momento el rapero B.I.G.), estaremos “de lo más bien” (sic).

Pero no hace más que atenuarse ese asunto, salta a la palestra otro asunto para entretenernos. Esta vez se trata de los eventos del viernes 10 de febrero de 2006, en los que agentes del FBI repelieron al enjambre de periodistas que cubrían un allanamiento en un condominio en Río Piedras (específicamente en el apartamento de una líder comunitaria e independentista), en busca (y es lo que esa agencia dice) de evidencias de un “potencial acto terrorista” que ocurriría en Puerto Rico. (Por cierto, además de que tengo conocidos en la zona donde ocurrió el operativo, y de que una persona allegada a mí trabaja en las cercanías, debo admitir que me interesa esa zona, aunque por razones que me voy a reservar de momento.) La agencia federal alega que tuvo que proceder así, porque los periodistas habían superado el perímetro de seguridad establecido para el operativo, y (supuestamente) alguien entre ellos había lanzado objetos contra los agentes. Los periodistas, por su parte, alegaron que eso no fue así, que sólo estaban “tratando de hacer su trabajo” de informar al público lo acontecido allí. Por supuesto, eso NO justifica que los agentes federales repelieran la supuesta agresión periodística con gas pimienta…

¡SÍ! ¡ESO ESCRIBÍ! ¡LOS AGENTES LE ECHARON GAS PIMIENTA A LOS PERIODISTAS!

Ciertamente, fue un tremendo papelón el que desempeñaron ambas partes. La prensa, al exponerse a una situación que pudo haber degenerado en algo peor, y los agentes federales… ¡por tratar a los periodistas como si fueran… delincuentes peligrosos (por no decir, “como perros”)! Aunque como yo siempre digo, ni los unos ni los otros son hermanitas de la caridad, pero aún así, lo sucedido NO SE JUSTIFICA PARA NADA. ¡ABSOLUTAMENTE PARA NADA!

Y lo peor del asunto es que la dirección de dicha agencia en Puerto Rico todavía no ha querido explicar a qué vino la agresión contra la prensa, ni cuáles fueron las sospechas de “terrorismo” que dieron base para efectuar el allanamiento en ése y otros lugares de Puerto Rico (a menos que sea que las “armas de destrucción masiva” de Saddam Hussein están en algún lugar aquí en Puerto Rico… digo, ¡quién sabe!). ¿Será que descubrieron que OBL (cuyo nombre no me da gusto escribir completamente aquí) está en Puerto Rico? O será que siendo la residente del apartamento en cuestión una líder comunitaria, ¿a alguien le da miedo a que sus acciones ayuden a la comunidad a la que ella sirve a ponerse de pie y defender sus derechos? ¿Tanto miedo le tienen los gobiernos a que el mismo pueblo sea quien resuelva sus propios problemas, usando su propio esfuerzo en lugar de la ayuda gubernamental? Y hay muchos ejemplos de eso a través de Puerto Rico, es cuestión de buscarlos e inspirarse…

Pero lo que me parece más patético de todo ello es la justificación que cierto ex-gobernador y actual senador de distrito alega que es la verdadera intención detrás de estos operativos… ¡Que diz que el FBI quiere pintar a Puerto Rico como un “nido de terroristas” para que Washington no le conceda a la Isla su integración como estado de los EE.UU., y que diz que la verdadera razón del operativo era la “persecución contra los estadoístas” y no contra los independentistas! ¡QUÉ CO… perdónenme, casi se me zafa… PANTALONES!

La verdad es que situaciones como éstas no le hacen bien a nadie en Puerto Rico. A NADIE. ABSOLUTAMENTE A NADIE. No sólo crean un ambiente de tensión innecesaria, sino que desvía la atención y los esfuerzos que deben dedicarse a atender las necesidades mayores de nuestros hermanos. Ahora habrá que esperar si prosperan las demandas que pongan en corte los periodistas que se vieron “en la página de Cheo” por culpa de esta situación, así como las exigencias (probablemente tímidas) que el gobierno de Puerto Rico le haga al gobierno federal para que haya respuestas. Ya veremos qué sucede…

(Por cierto, como ejemplo de la tensión innecesaria creada por este incidente lamentable, el pasado viernes 17 yo me encontraba en el estacionamiento del Jardín Botánico en Río Piedras, a la espera de acudir a la sesión de la tarde de un simposio sobre arrecifes de coral. Mientras conversaba con varios de los asistentes a la actividad, noté que sobre nuestras cabezas voló un helicóptero oscuro, sin mucha numeración que lo identificara. El aparato estaba volando en círculos sobre el área adyacente al Jardín Botánico, conocido como la Barriada Venezuela de Río Piedras. Entre nosotros hubo algún comentario de que algo estaba pasando en aquella barriada obrera, “como todos los días”; pero a mí se me ocurrió pensar si aquello no sería la continuación del operativo de la semana anterior. La verdad es que cosas como esa dejan bastante que pensar…)

Pero bueno, vamo’al mambo…

¿QUÉ HAY DE NUEVO ESTA SEMANA (20—26 DE FEBRERO DE 2006)? La de cosas que pudieran ocurrir si usted cae de…tonto y abre un mensaje de email infectado con un virus… Un concurso de perros que deja chiquito al de Westminster (New York)… Dos señoras de la tercera edad están tratando de decidir cómo vestirse para el baile que se avecina… Y… Un viajero de negocios está solito en su hotel y busca cómo “resolverse”.

Así que ya lo saben: Si el Conde quiere bailar, será al son que le toque Fígaro aquí.

Bueno, ahora sí los dejo. Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

LDB

Categorías
agravio Estados Unidos eventos internacional noticias sociedad tragedia violencia

Que Hubiera Sucedido Si…

Hola, mi gente.

Para cuando escribo esto, se habrá cumplido el cuarto aniversario del día que cambió la faz del mundo para siempre, de una manera que yo no me hubiera imaginado que ocurriría durante mi vida. Ya a la hora en que escribo, la magnitud de la tragedia que se cernía sobre New York, NY, y Washington, DC, estaba empezando a palparse. Por supuesto, para hacer mayor la magnitud de la tragedia, ese mismo día un avión de pasajeros cayo en la campiña de Shanksville, PA. ¿Y qué tenían en común estas tragedias? La intención criminal de un grupo de terroristas de hacer una reparación de supuestos agravios contra su gente, su religión y su cultura, mediante el estrellamiento de aviones de pasajeros contra “los símbolos del poder” estadounidense (el World Trade Center, el Pentágono y—según se especula—la Casa Blanca). Y lo peor de todo es que dichos terroristas se valieron de gente inocente, que no tenía NADA que ver con sus causas (fuesen justas o no), para llevar su “mensaje”.

Mucho peor aún fue la forma en la que se aplicó la respuesta. Respuesta que por las razones que fuesen, buscaba atender el problema correcto, pero por medios cuya efectividad aún está por verse. (Yo creo que Groucho Marx tenía absoluta razón cuando señaló que la política es el arte de buscarle soluciones equivocadas a los problemas, mayormente diagnosticados de la manera incorrecta.) Ahora hay que ver cuál será la salida a toda esta crisis, y si habrá que vivir mirando por encima del hombro por años y años sin fin…

En todo caso, una cosa que vengo diciendo desde que ocurrió ese evento nefasto es que pude haber estado cerca de ser partícipe indirecto de lo ocurrido. De hecho, después de mi viaje del año 2000 a Costa Rica, lo que tenía en agenda era visitar a mis primos que viven cerca de la capital de Connecticut. Sin embargo, por razones que Dios tendría en su infinita sabiduría, ese año no me animé a viajar fuera de Puerto Rico. El caso es que ese 11 de septiembre de 2001, yo estaba en mi casa disfrutando de mis vacaciones regulares. El día entonces se veía nublado, listo para un buen aguacero. De momento, recibo una llamada de mi hermana, para indicarme que encendiera la radio, que se estaba informando en ese momento de un posible ataque terrorista contra New York. Al principio, yo no lo podía creer, pero según pasaban las horas, los detalles de la tragedia empezaron a tocar fondo en mi ser. ¿Qué diantre pasó aquí? ¿Cómo puede ser posible que algo así esté ocurriendo? De más está decir que mi ánimo, como el de muchos, decayó conforme se hacía sentir a magnitud de la tragedia.

¿A dónde irá el mundo desde aquí? Esa es una pregunta que todavía nos hacemos cuatro años después. Puede ser que uno (o una) trate de hacer lo que dice el refrán, A mal tiempo, buena cara. Puede uno intentar vivir una vida con una semblanza de normalidad (por ejemplo, desde los sucesos que conmemoramos hoy, he hecho tres viajes fuera de Puerto Rico, a Hawai’i, Guayaquil y Tampa)… ¡pero las huellas de los trágicos y criminales eventos del 11 de septiembre de 2001 han hecho que nada sea lo mismo!

¡Que Dios tenga a su lado a los inocentes que perecieron el 11 de septiembre de 2001!

Nos vemos más tarde. Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

LDB

Categorías
agravio comunidad cultura eventos injusticia internacional noticias sociedad tragedia violencia web sites

Ahora Si Que Se Necesita Un Milagro

Saludos, mi gente.

En verdad éste se ha vuelto un mundo muy complicado. Un día, puedes estar eufórico, alegre, con deseos de bailar en las calles luego de que a tu país se le otorga la sede de unas olimpiadas de verano (las de 2012). Pero al otro día, la misma tragedia que no pensaste que ocurriría en tu ciudad… ¡ocurre! New York City, Washington (DC), Shanksville (PA), tal vez hasta Madrid (España)… ¿pero Londres? Tal vez ésa es la sensación de los londinenses tras los salvajes actos criminales cometidos contra su sistema de transporte colectivo el pasado jueves (7 de julio), los que han cobrado un saldo provisional de medio centenar de vidas. De ser cierto lo que se ha teorizado hasta el momento en que escribo, de que extremistas supuestamente musulmanes están detrás de los actos del jueves pasado, ello podría representar varias cosas, desde una nueva afrenta de esos extremistas para detener el avance de los “cruzados”, hasta la clara manifestación del fracaso de dichos “cruzados” en erradicar ese mal. (Nótese que hago hincapié en que son “supuestamente musulmanes”, a juzgar por las reacciones de repudio que ellos han recibido de parte de musulmanes en otras partes del mundo.) Es una pena que cualquier agravio (real o inventado) que pueda tener una persona o comunidad contra el resto del género humano, ahora se cobre arrebatándole la vida a los inocentes, a aquéllos y aquéllas que no tienen nada que ver con lo que hagan o no sus gobiernos, a aquéllos y aquéllas cuyo único pecado fue decidir quién rige sus destinos.

Para muchos, es como revivir los hechos del 11 de septiembre de 2001 una y otra vez… ¿Pero cuántas veces más habrá que revivir esa tragedia? ¿Hará falta algún milagro que permita acabar con esto de una vez y por todas, y que reemplace las soluciones inefectivas que se han tratado de aplicar equivocadamente (y no hace falta decir a qué me refiero)?

Y hablando de tragedias y de milagros, me parece sumamente trágico ver que arrestaran nuevamente al cantante Domingo Quiñones (el mismo que cantaba, “Se Necesita Un Milagro”), después de ser sorprendido mientras consumía drogas. (Pregunta que me hago: ¿Habrá que cambiarle el slogan, de “El más que canta” a “El más que ‘capea’ drogas”?) Después que él convenció a media humanidad… o al menos a medio Puerto Rico… de que estaba en camino a la recuperación, tras recibir un tratamiento de desintoxicación en Cuba… ¿será que él no ha podido desarrollar la voluntad suficiente para dejar el vicio? Aunque ciertamente es fácil sentirse decepcionado (aun para aquéllos de nosotros cuyo fuerte no es la “salsa” y por ello no somos necesariamente sus seguidores), no debe sorprender lo ocurrido, especialmente si la persona adicta no demuestra que puede desarrollar la fuerza de voluntad para zafarse de las garras del vicio que la consume. Y cuando no hay voluntad para zafarse de las garras del vicio, puede ocurrir lo que el viento le hace a la yerba como lo menciona la cita bíblica que utilicé la semana pasada (Salmo 103, versos 15 al 16)… unas veces te deja maltrecho… otras veces te azota fuertemente hasta que dejas de existir… y entonces sí sería penoso que nadie volviera a saber de ti…

A decir verdad, ahora sí que se necesita un milagro…

OK, vamos a otra cosa…

ESTA SEMANA EN “¡QUÉ HAY DE NUEVO!” (JULIO DE 2005): Un padre enfrenta el momento más temido, cuando tiene que explicarle a su hija “las verdades de la vida”… Al día siguiente de los horrendos actos de terrorismo en los Estados Unidos, un alcalde mexicano decide “dar la cara”… Y… Cómo se conduce un automóvil en distintas localidades de los Estados Unidos.

Ya lo saben, aquí es donde está todo esto.

¡Ah! Y ya completé la tarea de coleccionar los mensajes que he colocado aquí en Blogger.com desde mayo del año pasado, de la que hablé en mi mensaje anterior. Y tal como dije entonces, no fue una tarea fácil, ¡pero lo logré! Y eso es lo importante. Mi único inconveniente fue que luego de recopilar los archivos de cada mes, copiar cada archivo a un documento en formato Microsoft Word y convertir ese documento al formato PDF, ¡la versión que quise hacer en un principio resultó demasiado larga para que saliera como un sólo archivo PDF! (El tamaño de ese original salía en… ¡menos de 700 Kilobytes para un total de 38 páginas!) Afortunadamente, decidí dividir el documento MS Word original en dos partes: una que corresponde a los mensajes generados entre mayo y diciembre de 2004, y otra que corresponde a los mensajes generados desde enero hasta junio de 2005 (salen en más o menos el mismo tamaño en Kilobytes). Y por supuesto, a partir de hoy están accesibles en la columna izquierda de las páginas en mi sitio web. Digo, no es por “echármelas”, pero creo que valió la pena el esfuerzo.

Y ahora sí, aquí los dejo por hoy, que me las estoy “echando” demasiado. Pero antes de irme, quiero expresar desde aquí mi solidaridad con las víctimas de la tragedia del 7 de julio de 2005 en Londres y sus sobrevivientes, con mis mayores deseos de que la humanidad pueda ponerse de pie y demostrarle a quienes pretenden satisfacer sus deseos de muerte y destrucción… ¡que nunca prevalecerán!

Así que a toda mi gente de buena voluntad alrededor del mundo… Cuídense mucho y pórtense bien, ¿OK? Bye!

LDB