Sin Ley Ni Orden: Intencion Animal

¡Saludos, mi gente! ¡Esto es lo que está pasando!

Seguramente ustedes se habrán enterado ya de lo que se dio a conocer la semana pasada, cuando se reveló que una compañía, supuestamente contratada por el gobierno municipal de Barceloneta (un municipio de la costa Norte de Puerto Rico, famoso por sus sembrados de piñas y por ser la sede de un desarrolo farmacéutico extenso) dispuso de una gran cantidad de perros de los que en Puerto Rico conocemos como “satos” (para que lo entiendan en otros países hispanohablantes, es como decir que son perros “de la calle”) tirándolos por un puente alto (más de 50 pies o 15 metros) de una de las principales vías que conducen hacia San Juan… ¡ASÍ COMO LO ESTÁN LEYENDO! Se dice que dicha compañía había sido contratada con el fin de recoger todos los perros realengos que encontrara en los residenciales públicos de Barceloneta, en supuesto cumplimento a una política pública que impide la tenencia de mascotas en esos residenciales (con multas y otras penalidades).

Por supuesto, cuando se dio a conocer esta noticia, la culpa (como siempre) se hizo ajena. Por ejemplo, el alcalde de Barceloneta citó a una conferencia de prensa en la que negaba que hubiese ordenado que se tiraran los perros por el puente para abajo, y amenazó con quitarle la administración de los residenciales al gobierno estatal (Departamento de la Vivienda) para que sea el municipal el que los administre. (Desde luego, cualquier excusa es buena para muchos alcaldes como éste, cuya apariencia—a mi juicio—da la impresión de que a veces actúa destempladamente. Pero bueno, así es alguna gente…) Por su parte, el dueño de la compañía que tuvo a su cargo el operativo, en un aparente deseo de imitar al Apóstol Pedro, negó más de tres veces (¿qué tal “setenta veces siete”?) haber tenido algo que ver con la desafortunada acción. Pero para hacer más difíciles las cosas, él hizo incinerar unos perros muertos que ya estaban en los refrigeradores de su compañía, porque y que “ya estaban oliendo mal”.

Pero una cosa: ¿y si alguno de los perros que este señor… no no no, este individuo mandó a incinerar, hubiese sido de los que cayeron en la redada en los caseríos de Barceloneta? ¿Serían evidencia de que sí estuvo involucrado, y quiso disponer de ella antes de que la misma lo implicara? Si me preguntan a mí, yo diría que ni en series de TV como Miami Vice o Law & Order: Criminal Intent había visto tanta intriga criminal.

Aparte de eso, todo esto ha tenido el efecto de causar furor, no sólo en Puerto Rico, sino fuera de nuestras costas. Prueba de esto es la cantidad de noticias que a la fecha en que escribo circulan por la Red, como cualquiera de mis lectores puede comprobar haciendo una búsqueda de la siguiente secuencia (sin las comillas) en Google: “Puerto Rico pet massacre”. Y eso atrae la clase de atención negativa que ninguno de nosotros desea. Pero también atrae la preocupación genuina de quienes se ponen de pie y están dispuestos a alzar su voz en contra de la injusticia, especialmente la que se comete contra los pobres y los marginados (como en este caso).

De hecho, valga mencionar que en la Red se están haciendo hasta campañas de peticiones para que las autoridades investiguen lo sucedido y fijen las responsabilidades correspondientes. De éstas quiero destacar la que se lleva a través de The Petition Site para que se le pida al Gobernador de Puerto Rico que ordene una detallada y completa investigación del asunto y se lleve ante la justicia a los responsables de esta matanza, y se penalice a éstos acorde con una ley estatal que condena la crueldad en contra de los animales. La campaña, cuya meta inicial era recolectar 1,000 (1.000) firmas ya había levantado 11.240 (11.240) firmas al momento en que escribo; por cierto, la mía es la número 10,972 (10.972). Si alguno de ustedes está interesado y la campaña no ha cesado, éste es el enlace a la petición.

Mientras tanto, dejo una pregunta en el aire: ¿qué le decimos a los niños de nuestros residenciales públicos, que pueda aliviar el dolor de perder a los que ellos entienden que son sus mascotas, por causa de individuos sin sensibilidad ni sentido de humanidad?

OK, vamos a otra cosa, que ya esto es muy deprimente…

ESTA SEMANA (22–28 DE OCTUBRE DE 2007): En busca de un milagro, un paralítico se echa agua bendita en las piernas… Olvídese de “La Cocina de Giovanna” o del Chef Piñeiro: Aquí les traigo la más novedosa receta de pollo relleno para asar en el horno… Y… Un anciano estadounidense de visita en Francia le da una lección de “civismo” a un funcionario de la aduana local.

Visite Sitio ‘Web’ de Luis Daniel Beltrán y oprima donde dice “Humor, según Luis Daniel Beltrán”.

¡Y vamos a dejar eso ahí! Cuídense mucho y pórtense bien. ¡Hasta luego!

LDB

Anuncios

Trapos Sucios Que Deberian Lavarse en la Casa, y Otras Estupideces

¡Saludos, mi gente! ¡Esto es lo que está pasando!

Tal vez muchos de ustedes no lo ven de la misma manera que yo. Pero lo cierto es que últimamente, habiendo asuntos de los cuales la prensa debería preocuparse, que ayuden a fortalecer el ánimo colectivo de los puertorriqueños (que está bastante decaído últimamente), tenga que dedicarse mucha tinta y papel—o su contraparte en la era de la informática, muchos bits y bytes—en la Red a reírle las gracias a varias figuras de la farándula.

Prueba de ello es el revolú que rodea a las cantantes Yolandita Monge y Noelia Lorenzo (que quien no haya estado de vacaciones en la Luna o en algún otro planeta sabrá que son madre e hija, respectivamente). Si bien por algunos años las relaciones entre ambas han sido un poco difíciles, la proverbial gota que colmó la copa la ocasionó la divulgación (a comienzos del verano de 2007) de un vídeo en el que la joven cantante aparece sosteniendo relaciones íntimas con un desconocido (de quien se dijo posteriormente que era el cantante de reggaetón, Yamil), de quien se presume que sostenía la cámara al tiempo que sostenía… ejem… las relaciones con la chica.

(Y aquí tengo que hacer un paréntesis, porque sé que ustedes se lo están preguntando: SÍ, yo llegué a descargar una copia del vídeo en la Red. SÍ, yo vi el infame vídeo. SÍ, al día de hoy aún estoy súper asombrado por lo que observé, y sobre todo porque no me lo esperaba—tanto el que fuese una relación desprotegida como las predilecciones de la chica… si entienden a lo que me refiero—, tratándose de una cantante que no necesita adquirir fama de esa manera. Y NO, no tengo ese vídeo en estos momentos, porque ya yo lo borré de mi computadora. FIN DE LA ACLARACIÓN. Volvamos al tema, ¿OK?)

Para hacerles corto el cuento, la divulgación de ese vídeo ha traído una serie de acusaciones, chismes, dimes y diretes de TODAS las partes involucradas (y algunas que no lo están tanto). Implicaciones de que la divulgación del vídeo es un ardid publicitario para Noelia, ante la ulterior presentación de un nuevo disco… de que la chica tiene problemas de inestabilidad emocional (¡y eso, que quien lo dijo fue su propia madre! ¡por Dios!) que la llevan a actuar con rebeldía (¿”rebeldía”? ¿en una mujer de 26 años de edad? ¡ay, por favor!)… de que el padrastro de la chica también probó en alguna ocasión de la fruta prohibida (como dice la fiscal de los EE.UU. en Puerto Rico, “lleguen ustedes a sus propias conclusiones”)… de que la madre también tuvo su relación “por la izquierda” con un ex-novio de la chica…

¡BENDITO SEA DIOS, BASTA YA! REPITO, ¡BASTA YA!Digo yo, en sí es bastante malo que se haya formado una crisis familiar (dónde hasta la abuela de la chica ha metido la nariz) de consecuencias insospechadas, sin que haya que agravarla dándole por parte de la prensa una importancia indebida, como si fuese una “emergencia nacional”. ¿Por qué tiene tanta importancia para mí una situación que por su naturaleza requiere abordarla de una manera privada, que evite lastimar (o por lo menos, amortigüe el impacto) los lazos de sana convivencia que deben de haber dentro de una familia? Puede que esto suene exagerado, pero para mí, nada bueno puede surgir de que los miembros de una familia se quieran destruir los unos a los otros, como parece que es el caso de esta familia “feliz”.

 

Me pregunto si algún día comprenderemos esto…

Y también me pregunto si alguna vez la prensa aprenderá a dejar de ser manipulada a la vez que manipula a quienes queremos simplemente saber qué es lo que está pasando en el mundo. Ejemplo de esto otro es el furor por el presunto embarazo de “Juanita la del barrio”… ¡Sí! Esa misma, la esposa de Marquito. La misma cuya fama debemos a su… eeeeeeeeee… a su trasero y a Selena (que Dios la tenga en su gloria). La misma de la que un presentador del canal noticioso FoxNews, al querer decir en una ocasión que ella iba a hacer una gran fiesta en el vecindario neoyorquino donde se crió (a big block party), dijo que lo que ella iba a hacer era una gran… eeeeeeeeee… ¡NO! No voy a reproducir la expresión que el individuo utilizó, pero que parece revelar bastante bien lo que él seguramente estaba pensando… (Creo que fue Freud quien dijo—y M. Scott Peck lo repitió muchas décadas después—que los deslices del habla son reveladores de lo que hay en el subconsciente…)

Pero bueno, la cosa es que la prensa ha formado otra “emergencia nacional” (creo que en España dirían, “otro follón”) con el supuesto embarazo de la J.Lo. Que sí está empezando a llevar una ropa un poco más holgada que de costumbre (que de por sí no está mal, a juzgar por el furor que ello ha estado causando entre algunas compañeras de mi oficina… ¡que están vistiendo igual que ella, que conste!), que si en los espectáculos ella no se está moviendo con la agilidad que siempre ha demostrado, que si cuando tiene que hacer algún giro en su rutina ella hace “movimientos estratégicos” con sus brazos para que la ropa no se le vaya a levantar y en el proceso se revele su estado… Y lo peor de todo es que cada vez que a Juanita y Marquito se les pregunta sobre el tema, ellos insisten en tener a la prensa, a sus fanáticos y a todo el mundo en vilo, rehusando confirmar o negar lo que se les está planteando… Y mucho peor aún es que la prensa insiste en seguirle el juego manipulatorio a esta pareja, como si no hubiera asuntos de mayor importancia que atender.

Es más, éste es mi mensaje para los miembros de la prensa: ¡Después no se quejen de los abusos que ustedes sufren a cada rato por quienes no respetan esa institución!

Pero bueno, ¡qué le vamos a hacer! Mientras tanto…

ESTA SEMANA (15–21 DE OCTUBRE DE 2007) TRAIGO “MUCHO CON DEMASIADO”: Un matrimonio que amenaza con irse a pique por culpa de la amante del esposo… Son las diez de la noche… ¿sabe usted dónde está…?… Un griego y un italiano se disputan la “supremacía cultural”… Un herrero se lastima un pie, y le echa la culpa a su pasado… Un médico rural se enfrenta con la chsimosa del pueblo (y no es precisamente “La Comay”)… Qué sucede cuando a los ganaderos estadounidenses les proponen medidas de control biológico para lidiar con el problema ocasionado por los coyotes… A tiempo para los Juegos Olímpicos de Pekín 2008: Tiro de martillo… ¡por rednecks!… Si vas por la calle con tu familia y tratan de asaltarte con un cuchillo, y tienes a la mano un arma de fuego para defenderte, ¿qué harías tú?… Un bizcocho (o “pastel”, como se le llama en América Latina) es el causante de una mentirita blanca… Un viejito setentón se exhibe con su esposa, una despampanante rubia de 25 añitos… ¡WOW!… Un individuo se trata de pasar de listo con la policía de tránsito… Y… El jueguito de una aeromoza con su novio le ocasiona un serio bochorno en pleno vuelo.

Visite Sitio ‘Web’ de Luis Daniel Beltrán y oprima donde dice, “Humor… según LDB”. ¡Y no hay más ná’!”

¡Ah!  Y antes que se me olvide, se continúa ampliando mi lista de amigos en mi página de MySpace.  Hoy quiero saludar a mi hermana, a mi sobrina, a “Milly”, a “Midnite Angel”, a “M@ry”, a “doris”, a “Milagros” y a “Genesis” (quien dice que quiere que su boda sea algo “de la realeza”… si es así, al que se case con ella… ¡le tengo envidia!)

¡Y vamos a dejarlo ahí! ¡Cuídense mucho y pórtense bien! Bye!

LDB

La Violencia Doméstica Vuelve a Asomar su Feo Rostro

¡Saludos, mi gente!

Francamente, yo creo que las manifestaciones de violencia que se dan en nuestra sociedad de comienzos de Siglo 21, tienden a manifestarse en ciclos. No hace mucho (hará un año dos) observamos cómo la violencia familiar se ensañaba principalmente con los niños (como ya les mencioné en mi mensaje anterior). Valga recordar el caso de la niña Paola Nicole y su desafortunado uso como escudo por un inescrupuloso adicto a las drogas. Por cierto, si se fijan, yo hice un comentario sobre esa tragedia en su momento. (Vean: Un Ángel Llamado Paola Nicole (5/16/2005).) Por lo pronto, parece que ese tipo de violencia ha dejado de ser pertinente, o tal vez se ha amainado un poco, a la espera de una virazón.

Pero lo que sí parece haber resurgido en Puerto Rico, y con cada vez mayor fuerza, es la violencia entre las parejas, ya sea matrimonios o parejas “de hecho”. Y cada vez los incidentes que se divulgan son más atroces. Prueba de ello se vio esta pasada semana, cuando un hombre enfurecido con su pareja fue a insultarla a su trabajo, un centro de cuido de niños. (¡Sí! Lo leyeron bien: dije “un centro de cuido de niños”.) No conforme con ello, luego de abandonar el lugar en su carro, esperó unos minutos y estrelló su automóvil contra el mismo centro de cuido de niños, lo que en el proceso causó heridas a un niño que se encontraba allí y a otra empleada del lugar. Para completar, cuando la Policía intervino con el desquiciado, éste forcejeó con el agente que lo intentaba arrestar y le arrebató su arma de fuego, con la que trató de matarle a tiros; fue necesario que un segundo agente policial le hiciera cuatro disparos al individuo, quien acabó muriendo de las heridas que recibió.

Pero ese no es el único incidente (ni será el último, lamentablemente), ya que semanas antes, en el estacionamiento de un tribunal en el Sur de Puerto Rico, un hombre (contra quien pesaban cargos de violencia doméstica y se le había expedido una “orden de protección”) quiso acuchillar a su esposa y a su hijastra adolescente. La niña, lamentablemente, fue quien llevó la peor parte, al recibir la mayor parte de las cuchilladas mientras tratataba de defender a su madre; posteriormente ella había quedado hospitalizada en condición grave. El agresor, por su parte, se internó en un monte cercano al tribunal y desapareció de la vista de las autoridades, las cuales lo seguían buscando a la fecha en que escribo esto.

La verdad es que ambos incidentes dejan mucho que pensar, en cuanto al clima emocional de un pueblo como el nuestro en estos momentos. Momentos en los que quienes no disponen de las destrezas necesarias para afrontar la vida descargan su frustración, su furia, contra quienes los aman, o por lo menos tratan de comprender, quienes tratan de sacarle algún sentido a sus dilemas… Momentos en los que las autoridades, las cuales no necesitan más recordatorios de lo delicado que es mantener la paz social en medio de un clima de incertidumbre, “hacen lo que pueden”, lo que evidentemente no es suficiente.

Y para colmo de males, momentos en los que las instituciones dedicadas a ayudar en la búsqueda de soluciones a problemas como el que nos ocupa se ven limitados en su capacidad para dar esa ayuda. O por lo menos, eso fue lo que trascendió esta semana, cuando se anunció el cierre temporal de la principal unidad de la Casa Protegida Julia de Burgos para mujeres maltratadas (situado en una localización secreta relacionada con la zona metropolitana de San Juan), por falta de fondos para continuar sus operaciones.

Francamente, este agravamiento de la violencia que arropa a nuestra sociedad, ¿es eso lo que queremos para nuestro país? ¿Cuándo será que nuestros seudolíderes dejarán de lado la arrogancia y la embriaguez del poder, para atender de frente problemas como el de la violencia doméstica, vaya dirigida contra quien sea, aun contra las víctimas más pequeñas e inocentes?

Ciertamente la realidad no es muy hermosa que digamos, ¿pero cuándo habremos de afrontar esa verdad? ¿Cuándo dejaremos de temer a la realidad?

Bueno, ya creo que me desahogué lo que me tenía que desahogar. Vamos a otra cosa…

ESTA SEMANA (8–15 DE OCTUBRE DE 2007), COMENZAMOS EL MES DE OCTUBRE CON: Anuncios personales para la gente de la “tercera edad”… En un tiempo muy lejano, un general francés averigua por qué los británicos llevaban chaquetas rojas cuando iban a la guerra… Y… Qué sucede cuando distintos médicos especialistas se reúnen para discutir la adición de una nueva ala a un hospital.

Visite Sitio ‘Web’ de Luis Daniel Beltrán y oprima donde dice “Humor, según Luis Daniel Beltrán”.

Antes de irme les tengo que hacer una última confesión: Creo que subestimé el potencial que tiene mi perfil en MySpace.com para permitirme conocer gente nueva. Como les indiqué la vez pasada, decidí revevir mi perfil de MySpace.com; pero no conforme con ello, me he tomado la libertad de tratar de solicitar inclusión entre las amistades de varias usuarias de MySpace (yo sé que eso es lo que ustedes esperarían de mí… ¡no se me hagan los inocentes!). Ya por lo menos he podido incorporar a varias nuevas amistades a mi lista, a las que me comprometo a contactar próximamente. Así que si me lo permiten, quiero dedicarle este mensaje a Rosa, a Dorys y a una muchacha que se autodenomina “La Nena de tus Sueños”… (¿seré yo o de momento se dañó mi abanico de piso? ¡qué calor hace aquí… mucho calor!)

Pero no es únicamente eso. También he decidido revivir mi perfil en Facebook.com, para que puedan comunicarse conmigo por esa otra vía. (De hecho, a menos que me dé un arrebato como el del otro día, los enlaces son: mi perfil en MySpace y mi perfil en Facebook.com.)

¡Y vamos a dejar eso ahí! Cuídense mucho y pórtense bien. ¡Hasta luego!

LDB

Del Orgullo Paterno y de los Pegadizos

¡Saludos, mi gente!  ¡Esto es lo que está ocurriendo!

Hoy (10/02/2007) mientras me dirigía a mi trabajo vi algo curioso.  Un auto que iba delante del mío llevaba en el cristal trasero un pegadizo (en español de Puerto Rico, un sticker) que decía lo siguiente:

Mi hijo está en algo bueno… Colegio [X]

(Damas y caballeros: El mensaje en el pegadizo que acaban de leer es verdadero.  El nombre del colegio fue cambiado para proteger… ¡ay, qué importa eso!)

O sea, es como decir que el conductor (o la conductora) del vehículo en cuestión estaba orgulloso (u orgullosa) de que su hijo o hija estuviese matriculado en el colegio en cuestión (y seguramente, hasta está en la lista de estudiantes de honor del mentado colegio). Digo, no hay nada de malo en eso.  Pero entonces me puse a pensar en cómo es posible que vemos mensajes como ése tan a menudo, pero no vemos mensajes como…

Mi hijo está capeando “crack” en el punto, ¿vijte?…  ¿Y el tuyo?

O…

Mi hija está metiendo mano con tres tipos a la vez…

(No quiero ni imaginarme lo que le sigue a eso…)

O qué tal…

¡Mi hijo del caserío se llevó a tu hija la estudiante de honor del Colegio [X]!

(¡Un momentito!  ¿No vi un pegadizo así el otro día en un carro?)

Que conste: Ningún padre o madre—hasta donde yo sepa—se enorgullece de estos… esteeeeeeeeee… ¿cómo lo digo?… “logros” de sus hijos.  Pero no deja de ser válido especular cómo serían las cosas si el mundo fuera de otra manera…

¡Total!  Mejor hablemos de otra cosa.

Aquéllos de ustedes que han seguido este blog saben que el 20 de junio de 2007 yo escribí que no quería saber nada de los sitios de redes sociales como MySpace.com y otros por el estilo.  (Ver: Una Esfera en un Agujero Cuadrado.)  Pero adivinen una cosa… ¡decidí volver a poner mi página en MySpace.com, a ver si esta vez tengo mejor suerte!  Como sea, habrán notado que el enlace está al final de la retahíla de enlaces en el lado derecho de estas páginas, pero por si acaso, es donde dice:

¡Búscame en MySpace y conviértete en mi amigo!

Y bueno, ¡vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien (y hagan algo que los llene de orgullo, ¿OK?).  Hasta luego.  Bye!

LDB